valdespartera emplea
  consejos
 
CONSEJOS PARA UNA ENTREVISTA DE TRABAJO
 
·       Antes de la Entrevista
 
     Debes informarte sobre todo lo que sepas de la empresa, prepararte información sobre tus antiguos trabajos, estudia tus aptitudes, tu experiencia y tu formación.
  Lleva el currículum y conócelo perfectamente.
Hazte una relación de tus puntos débiles y prepara argumentos para   defenderlos.
  Si te citan por escrito, lo correcto es que llames para confirmar tu asistencia
  No acudas con gafas oscuras.
Comprueba tu apariencia (evita ropa llamativa; bien vestido/a, limpio/a y afeitado).
  Ve solo/a.
  Llega pronto (5 minutos antes).
   
·       Durante la Entrevista
 
Crea una buena impresión. Las primeras impresiones son de gran importancia. Muchos empresarios consideran que tras haber visto entrar por la puerta a un candidato, observar la forma de dar la mano y sentarse, son capaces de decidir sobre su valía.
 
Saluda al entrevistador con una fórmula convencional: Buenas tardes Sr. Pérez.
  Siéntate derecho/a, ni al borde de la silla (inseguridad), ni repantingado/a (falta de respeto).
  No seas el/la primero/a en extender la mano.
Saluda con un apretón de manos y sonríe, mirándole a los ojos, pero sin  intimidar.
  No te sientes hasta que te lo digan.
  No tutees si no te lo indican.
  Evita ponerte nervioso/a y los gestos que lo indiquen como morderte las uñas, golpear con el boli en la mesa, agitarte en el asiento...
  No interrumpas.
  Deja que él tome la iniciativa.
  No hables demasiado, ni demasiado poco.
  Cuida tu lenguaje, no digas palabras mal sonantes.
  No te aproximes mucho a él.
  No pongas los codos encima de la mesa del entrevistador.
  No cruces los brazos, puede parecer que estás a la defensiva.
 Piensa antes de contestar, responde clara y brevemente y di siempre la verdad.
 Si te preguntan sobre ti mismo/a, enfatiza tu formación, experiencia y resultado de tus trabajos.
  No esperes demasiado tiempo para responder, podría parecer síntoma de distracción  y no utilices expresiones tajantes "siempre, nunca", ni utilices latiguillos "osea",  "este", "bueno"...
  Muestra entusiasmo por el trabajo, pero no lo supliques.
Ni falta de expresividad ni exceso de confianza: si bien mostrarse demasiado reservado o con evasivas no es adecuado, un ambiente distendido de entrevista no debe hacer que el candidato se confunda y cruce el umbral de la informalidad. No olvidar que siempre lo están evaluando.
No criticar al empleo o compañeros anteriores: hay que recordar que las industrias son pequeñas y hoy en día es posible acceder a todo tipo de información. Sí se puede hablar de una experiencia poco positiva dentro de una organización pero sin sumarle opiniones o apreciaciones personales negativas.
Veracidad de las respuestas: un buen entrevistador puede darse cuenta fácilmente si el candidato está mintiendo con el contenido de su currículum y durante la entrevista. Si se revela su falta de veracidad, se convierte en un motivo inapelable de descarte de la persona.
De ninguna manera deberás masticar chicle o fumar, tanto antes como durante la entrevista y no aceptes un cigarrillo y el entrevistador te lo ofrece.
Trata de estar lo más atento posible a tu lenguaje gestual, evitando gestos que demuestren nerviosismo como morderte las uñas, tocarte el pelo, jugar con llaves o lapiceras, etc
Es importante que manifiestes tu interés y buena opinión sobre el organismo o empresa durante toda la entrevista. Mantente atento a tu entrevistador, concentrado, sin dejar en ningún momento de manifestar esa atención. Míralo siempre a los ojos, ya que si esquivas su mirada y la diriges al suelo causas sensación de poco confiado.
Si hay preguntas que no comprendes bien, pide aclaración antes de responder, no te precipites en tus respuestas, tal vez no hayas entendido bien y eso te llevará a contestar en forma equivocada y a embarrarte, provocando que se caiga todo lo que has avanzado en la entrevista.
En cuanto a la comunicación durante la entrevista, nunca interrumpas al entrevistador y no pretendas llevar la entrevista, recuerda que es él quien debe tomar la iniciativa. Siempre mantén un tono cordial y amable y argumenta tus respuestas.
Si te preguntan sobre tu disposición para viajar y trasladarte, deja siempre abierta la posibilidad de estar dispuesto a hacerlo, siempre y cuando por cuestiones personales esto te sea imposible, como así también no descartes desde el primer instante empezar desde abajo.
  
 
·       Aprender a prever las preguntas con trampa
 
Si bien la entrevista sirve para comprobar si tu perfil corresponde al puesto mediante un juego de preguntas y respuestas, el entrevistador a veces utiliza métodos inusitados para averiguar otras cosas. Tras las habituales preguntas sobre tu formación, tus defectos y cualidades, tu historial y tus expectativas sobre el puesto, de repente puede surgir una pregunta que te deje sin habla y que te desestabilice. Pues bien, de eso se trata: de evaluar tu reacción frente a una situación imprevista.
 
 
 
  ¡Hoy había/n 2 visitantes (8 clics a subpáginas) en ésta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=